Apunts Medicina de l'Esport (Castellano) Apunts Medicina de l'Esport (Castellano)
Apunts Med Esport. 2006;41:66-9 - Vol. 41 Núm.150

Actitud ante un paciente deportista con espondilólisis: caso clínico

Federico A Yáñez Sillera a, Ricard Pruna b

a Máster de Traumatología del Deporte. Universidad Autónoma de Barcelona. Universidad de Barcelona. Barcelona.
b Servicios Médicos F.C. Barcelona. Barcelona.

Palabras clave

Espondiliosis. Lumbalgia.

Resumen

La espondilólisis lumbar es una causa común de dolor lumbar bajo en pacientes adolescentes deportistas. Existen distintas entidades clínicas en función de los resultados de los exámenes complementarios que condicionan distintas opciones terapéuticas. Presentamos un caso de un jugador de fútbol de 13 años que consulta por dolor lumbar bajo. El estudio radiográfico inicial presenta una espondilólisis L5 unilateral derecha. El estudio isotópico demuestra fenómenos de remodelación ósea a nivel de ambas "pars" de L5. Por tanto, se concluye el diagnóstico de espondilólisis activa L5 derecha y espondilólisis izquierda en formación. Se plantea tratamiento conservador y el control evolutivo permite observar la historia natural de dos procesos de espondilólisis distintos. El hecho de orientar la lesión como de larga evolución ha permitido tratar al paciente con los plazos de reposo pertinentes. No ha sido necesaria la colocación de un corsé delordosante debido al diagnóstico temprano realizado y al rápido cese de la sintomatología.

Artículo

Introducción

La espondilólisis lumbar es una causa común de dolor lumbar bajo en pacientes adolescentes deportistas1-5. La prevalencia de dolor lumbar bajo en pacientes deportistas entre 11-17 años varía del 8,02 al 30,9% según la bibliografía consultada6-10.

Se ha observado una mayor incidencia de espodilólisis en algunos deportes como gimnasia, levantamiento de pesas, lucha, patinaje, voleibol, tenis y fútbol2,11. Se trata de un defecto óseo en la pars interarticularis del arco posterior vertebral y actualmente se acepta esta lesión como una fractura por estrés debido a un microtrauma repetido por carga y descarga de la zona, habitualmente en flexoextensión con o sin rotación lumbar. Suele ser bilateral, y en la mayoría de los casos (85-95%) afecta a L512,13.

Basándonos en las recomendaciones realizadas por Standaert5 y en el documento de consenso de la Societat Catalana de Medicina de l'Esport (SCME)13 (fig. 1) hemos realizado el tratamiento y seguimiento del siguiente caso.

Figura 1 Conducta a seguir ante un EPL en un niño adolescente. CL: clínica; DVL: deportes vertebralmente agresivos;  EPL: espondilólisis; FD: factores displásicos; COP: gammagrafía ósea planar; RM: resonancia magnética.

Caso clínico

Paciente varón, de 13 años de edad, jugador de fútbol, que acudió a consulta en septiembre de 2005 refiriendo dolor lumbar bajo de 4 meses de evolución, sin irradiación a extremidades inferiores. El dolor referido es de tipo punzante a nivel de L4-L5-S1 y se acentúa con la práctica deportiva (correr, saltar, chutar, etc.). Igualmente, disminuye con reposo. A la exploración, destacaba un dolor bilateral paralumbar bajo que aumentaba con la hiperextensión. Existía una disminución de la flexibilidad de los isquiosurales. Se orientó el diagnóstico como espondilólisis lumbar y se solicitó un estudio radiográfico (frente, perfil y oblicuas a 45°). Se pautó reposo deportivo y electroterapia antiinflamatoria. Igualmente, se acuerda una visita al podólogo.

Curso clínico

En la visita siguiente el paciente se presenta con radiografías que confirman el diagnóstico de espondilólisis L5 unilateral derecha (figs. 2 y 3). De acuerdo con el Documento de Consenso de la Societat Catalana de Medicina de l'Esport, se solicita una gammagrafía ósea planar (GOP) con tomografía computarizada por emisión de fotón simple (SPECT). Se decide continuar con el mismo tratamiento y se informa al paciente que será un tratamiento a largo plazo.

Figura 2

Figura 3

A los 15 días el paciente se presenta con sintomatología atenuada. La GOP/SPECT (figs. 4 y 5) demuestra fenómenos de remodelación ósea a nivel de ambas pars de L5. Por tanto, se concluye el diagnóstico de espondilólisis activa L5 derecha y espondilólisis izquierda en formación. Se continúa el mismo tratamiento agregándose una pauta específica de ejercicios delordosantes y ortesis plantares de corrección.

Figura 4

Figura 5

A los 2 meses, el paciente relata una mejoría clínica significativa, por lo que se indica practicar natación para reforzar la zona lumbar, además del tratamiento anterior. Se solicita un nuevo estudio radiográfico en 15 días.

El nuevo estudio radiográfico demuestra espondilólisis L5 derecha y persistencia de integridad del hemiarco izquierdo (figs. 6 y 7). Igualmente, el estudio radiográfico dinámico demuestra establidad completa de la charnela lumbosacra (fig. 8). Por todo ello se planea el alta deportiva, aunque se le recomienda continuar un mes más el tratamiento, demorando el regreso a la práctica deportiva.

Figura 6

Figura 7

Figura 8

En una visita posterior, coincidiendo con el retorno a la plena actividad, se realiza un control mediante GOP/SPECT, en donde se observa una leve persistencia de actividad osteogénica en lado izquierdo y nulo en el derecho (fig. 9). En este momento se pauta un mes más de tratamiento y se cita para valorar el alta. En la última visita el paciente se presenta completamente asintomático.

Figura 9

Discusión

Siguiendo las recomendaciones del documento de consenso de la SCME para la sospecha clínica de espondilólisis, hemos podido observar la historia natural de dos procesos de espondilólisis distintos. Por una parte, el lado derecho, representa la evolución de una lisis activa a una inactiva. Por otra parte, el lado izquierdo muestra la evolución de una espondilólisis inactiva, detectada precozmente y correctamente planteada, que se autolimita en el tiempo sin secuelas radiográficas. En nuestro caso nos ha sido de gran utilidad el hecho de orientar la lesión como de larga evolución, ya que nos ha permitido tratar el paciente con los plazos de reposo pertinentes. Igualmente es muy útil el estricto control periódico de este tipo de pacientes, ya que de esta manera se pueden introducir estrategias terapéuticas de forma progresiva.

Coincidiendo con la opinión de Standaert5, no ha sido necesaria la colocación de un corsé delordosante, debido al diagnóstico temprano realizado y a que la sintomatología cedió a los 15 días de reposo; este caso demuestra que su colocación no es estrictamente necesaria.

Figura 10

Finalmente, cuando hay coincidencia de clínica, radiología simple y gammagrafía ósea, no es estrictamente necesario realizar una tomografía computarizada ya que en nuestra experiencia, siguiendo los estudios radiográficos periódicos, es posible el control evolutivo de la lesión.


Correspondencia:
Dr. Federico A. Yáñez Siller.
Llorens i Braba, 45-49 B, 4-2. 08025 Barcelona.

Bibliografía

1. Bellah RD, Summerville DA, Treves ST, Micheli LJ. Low-back pain in adolescent athletes: detection of stress injury to the pars interarticularis with SPECT. Radiology. 1991;180:509-12.
Medline
2. Comstock CP, Carrangee EJ, O'Sullivan GS. Spondylolisthesis in the young athlete. Physician and Sportsmedicine. 1994;22:39-46.
3. Libson E, Bloom RA, Dinari G. Symptomatic and asymptomatic spondylolysis and spondylolisthesis in young adults. Int Orthop. 1982;6:259-61.
Medline
4. Danielson BI, Frennered AK, Irstram LK. Radiologic Progresion od isthmic lumbar spondylolisthesis in young patients. Spine. 1991;16:422-55.
Medline
5. Standaert CJ. Spondylolysis in the adolescent athlete. Clin J Sport Med. 2002;12:119-22.
Medline
6. Hoshina H. Spondylolysis in athletes. Phys Sports Med. 1980;8:75-9.
7. Ichikawa.N, Ohara Y, Morishita T, Tahiguichi Y, Koshikawa A, Matsumura N. Aetiological study on spondylolysis from biomechanical aspect. Brit J Sports Med. 1982;16:135-41.
8. Jackson DW, Wiltse LL, Dingeman RD, Hayes M. Stress reactions involving the pars interarticularis in young athletes. Am J Sports Med. 1981;9:304- 12.
Medline
9. Rossi F. Spondylolysis, spondylolisthesis and sports. J Sports Med Phys Fitness. 1978;18:317-40.
Medline
10. Soler T, Calderón C. The prevalence of spondylolysis in the Spanish elite athlete. Am J Sports Med. 2000;28:57- 62.
Medline
11. Garry JP, McShane J. Lumbar spondylolysis in adolescent athletes. J Fam Pract. 1998;47:145.
Medline
12. Amato M, Totty WG, Gilula LA. Spondylolysis of the lumbar spine: demonstration of defects and laminal fragmentation. Radiology. 1984;153: 627-9.
Medline
13. Societat Catalana Medicina de l'Esport. Conducta a seguir ante una espondilólisis y/o espondilolistesis en deportistas. Documento de Consenso (octubre 2002). En: Conducta a seguir ante una espondilólisis y/o espondilolistesis en deportistas, 2002:2-7.